sábado, 14 de octubre de 2017

Lloyd McCollough (Memphis, 1935 - 1976)

Hijo de un irlandés y de una mestiza que se ganaban la vida tocando en bailes y fiestas de la iglesia antes de abrir una tienda donde vendían los vegetales que cultivaban. No les fue demasiado bien, y con su numerosa familia, que incluía niños adoptados, viajaron por el sur estadounidense hasta que se establecieron en Memphis, donde el padre se dedicó a vender baratijas puerta por puerta y donde nació Lloyd, el último de la familia, el mismo año que su hermano mayor moría de neumonía. Poco después Lloyd contrajo meningitis y fue aislado en una habitación de hospital, pasando largas temporadas en una cama vertical sin muchas esperanzas de sobrevivir. Pero lo logró y en su adolescencia se convirtió en un chico popular en Memphis gracias a su habilidad como patinador, en el beísbol y como cantante del coro, siendo conocido de otro chico local: Elvis Presley. Pero su interés por los deportes los dejaría atrás desde el momento en que, en 1950, le regalaron una mandolina por Navidad. Comenzó a practicar hasta convertirse en un maestro, teniendo como máximo ídolo e influencia a Hank Williams. Cuando este murió se decidió a convertirse en músico profesional y formó una banda hillbilly con los miembros de su familia, a la que llamó Los Driftin´ Hillbillies. Después de mucho practicar consiguieron algunas actuaciones, la mayoría sin cobrar, y finalmente, en 1953, dieron un gran paso adelante al aparecer varias veces en la televisión local, con frecuencia en la radio y algunas actuaciones en clubs de prestigio, destacando ya Lloyd como líder solista. Se casó con una chica que lo único que quería era sacarlo de la música para que se buscase un trabajo estable, pero como Lloyd se negó, se divorciaron solo un año después. Tras graduarse en la politécnica en 1954 Lloyd ya se pudo dedicar a tiempo completo a la música y se convirtió en habitual del principal festival musical semanal de la ciudad, el Saturday Night Jamboree. En esta época empezaron los cambios en su grupo, sobre todo por compromisos matrimoniales de los miembros de su familia (una de ellos, parte del grupo, se había casado secretamente) pero para entonces ya era conocido como Lloyd McCollough, habiendo perdido protagonismo sus Hillbillies. Grabó algunas maquetas en Sun Records (sabemos, por ejemplo, que hizo una versión del "You win again") y actuó en festivales míticos como el Louisiana Hayride o el Big D. Jamboree, además, durante un tiempo, regentó una tienda de discos donde actuaba para darle publicidad. Su música fue paralelamente evolocionando, y para cuando grabó su primer disco, "Oh darling" (1955), en el modesto sello Von, su hillbilly estaba ya muy cercano al rockabilly. Tras un breve paso por discos Ekko, en que contó con algunos de los mejores músicos profesionales del momento, su evolución se completó en discos Republic, con la edición de "´Cause I love you" (1956). No se vendió demasiado bien, aunque para promocionarlo hicieron casi 300 actuaciones en un año, el cansancio de lo cual les costó un accidente de coche, sin heridos de gravedad, por fortuna. Pasó a discos Starday, donde grabó el estupendo "Half my fault" (1958), que, por desgracia, tampoco fue un éxito, si bien salieron de gira esta vez hasta por Canadá. Dado el nuevo género abordado se puso como nuevo nombre de guerra Lloyd Arnold, pues Arnold era su segundo nombre, y a su banda la rebautizó como Los Rockin´ Drifters. Luego probó fortuna en diferentes discográficas a cual más modesta, y fue telonero de grandes como Fats Domino. Siguió, no obstante, apostando por el rockabilly, con temas como "Hang out" (1960) o "Red coat, green pants and red suede shoes" (1961), demostrando más fidelidad al género que la mayoría de los rockers de más fama de su generación. Incluso cuando el rockabilly estaba de capa caida y lo que triunfaban eran los bailes de moda hizo un híbrido a medio camino, "Tennessee twist" (1962), que hubiera merecido mejor suerte. Fichó por el sello Memphis, donde editó algunas versiones de rock & roll clásico, como "School days" (1963) o "Sugaree" (1964). Pero el tremendo éxito de los Beatles en esos momentos le hizo quedar obsoleto, y medio en broma medio en serio creó un breve grupo ficticio al estilo de estos llamado The Long Hairs (Los Melenudos), que llegaron a grabar el single "Eight to five". Pero fue solo un interludio, Lloyd siguió rockanroleando, ya fuera en los escenarios, siendo telonero de gente como Hayden Thompson y llegando a salir de gira por Groenlandia, o bien en los estudios, auto-editándose un álbum y grabando un single en discos Millionaire, "Wake my heart" (1966). Finalmente fichó por discos K-Ark, posiblemente la mejor discográfica en la que había estado en años, pero la decepción fue grande pues se limitaron a reeditar viejo material suyo, aunque con mayor distribución, eso sí, aunque también su nueva versión de "My bucket´s got a hole in It" (1972) y una regrabación de su viejo tema "Cold duck blues" (1973). Pero las viejas secuelas de la meníngitis volvieron con fuerza y se desmayó en escena y tuvo que ser ingresado en un hospital, y retirarse de la música. La enfermedad avanzó ahora rápidamente y falleció poco después, cuando solo tenía 41 años de edad.
Músicos: Lloyd Arnold McCollough (voz, mandolina y guitarra acústica), Bill Helms, Chet Atkins, Jimmy Sea y Freddy Douglas (guitarra), Jim McCollough, Buddy Hollie, Bobby "Droopy Duck" Howard" y Marcus Van Story (contrabajo), Jack Charles y David Neuman (batería), Jimmy Self (piano), Bo McCollough (guitarra acústica), Frank y Whimpie Lewis (saxo), Grady y Jerry Byrd (steel guitar), Geneva McCollough (dobro y voz), Curley Rainey, Tommy Jackson y Junior Johnson (violín) y Jerry Boyd y Bill Zarr (bajo).