domingo, 21 de enero de 2018

Las Hermanas Navarro (Torreón, 1944 - h. 1965)

Nacidas en el Estado mejicano de Coahuila, a Socorro y Rosina Navarro siempre les gustó la música y desde niñas cantaban en casa para amigos y familiares, principalmente los géneros de moda en los años 40, es decir, boleros, mambo y, posteriormente, cha-cha-chá. Comenzaron a lograr algunas modestas actuaciones y en 1948 se presentaron a un concurso para jóvenes talentos organizado por una emisora radiofónica, que ganaron, lo que les valió el derecho a participar en diversos programas. Gracias a ello poco a poco fueron ganando en popularidad, ficharon por discos Musart, grabando algunos singles, y para principios de los años 50 ya salían de gira con las principales estrellas del panorama musical de Méjico. Se convierten en celebridades cuando, gracias a su gracia y presencia se les da un papel preponderante en el programa televisivo más importante del país, "Cómicos y canciones" (1956), e incluso más adelante tendrán su serie propia, "El café de las Navarro". Por supuesto el surgimiento del rock & roll las influyó notablemente y "Cómicos y canciones" fue testigo de esa evolución, si bien el rock tendía a quedar matizado por orquestas que parecían evitar que su música pareciese rompedora o rebelde. Al fin y al cabo eran mujeres y la sociedad no parecía aún preparada para unas rockeras pioneras, tanto en este género como en la televisión. Fueron fichadas por la poderosa discográfica RCA que les edita un álbum de versiones de du-duá estadounidense y rock & roll suave, entre cuyos tema cabe destacar "16 toneladas" o "Sh-Boom" (1958). Incluso es simpático su "Mamy", un tema que podría hacer reventar en mil pedazos el diminuto cerebro de más de una feminista descolocada en el tiempo. Luego llegó "El relojito" (1959), versión del "Rock around the clock" de Bill Haley, puede ser considerado el primer auténtico rock & roll grabado por mujeres en Méjico. Pero su mayor éxito fue el mambo "Pepe" (1960), retrogado en música pero rompedor y escandaloso para la época en cuanto a su letra. Las hizo conocidas en toda Hispanoamérica, sobre todo en Argentina, donde triunfaron a lo grande, llegando sus ecos a Europa. Tra un tímido intento de probar fortuna en el cine, se pasaron también a los bailes de moda con "Ron, coca-cola y twist" (1961) o "Twist del perico" (1962), entre otros.  Pero las nuevas modas hacen que musicalmente se vayan alejando del rock & roll hasta abandonarlo completamente, pasándose a ritmos tropicales como la bossa nova, sobre todo. La fundación de una familia prácticamente las retiró del mundo del espectáculo, y Socorro murió el año 1995 de un infarto cuando solo tenía 64 de edad.
Músicos: Rosina Navarro y Socorro Navarro (voz) y las orquestas de Rafael de la Paz, Luis Alcaraz, Luis González, Lara Bejalal y Gustavo Pimentel.